En mi Diario Caminar | Ave de Corral

Tomando nueva ruta por la montaña, encontramos un lugar maravilloso. Un lugar que está más poblado que los otros por donde transitamos a diario, aquí pudimos admirar diferentes especies de animales de cuales les estaré hablando más adelante.

En particular, me gustó mucho una casita de bahareque, tipo rancho, con un patio grande y una granja con muchas gallinas. Una mezcla de varias cosas.

A pesar de la distancia, logré tomar algunas fotografías.

Algo que llegó de inmediato a mi recuerdo fue el gallo y la gallina retratada en la ciudad. Nada que ver con el tipo crianza y cuidados dado a los animales de granja en el campo.

Las gallinas y gallos en este espacio se ven diferentes, bien alimentadas, gorditas y hasta sociables. Las gallinas aportan beneficio a los hombres de muchas maneras.

En Venezuela, un buen hervido de gallina es maravilloso, lo apreciamos tanto o igual que la gallina asada o guisada. Otro aporte de estos animales son sus suculentos huevos, en las mañanas, desayunar arepa con revoltillo, perico, frito o salcochado es el plato favorito de los niños.

Fue curioso comentar entre mis amigas y tener en común, nuestro desconocimiento sobre estas aves. Sin embargo, no fue difícil concluir sobre lo fuerte y sana que se veían las aves en la granja. Estaban activas, con postura erguida, ojos vivos, sus crestas y plumas coloridas y brillantes.

La gallina califica como el ave de corral por excelencia, ellas se adaptan fácilmente al contexto y son capaces de conseguir sus propios alimentos naturales. Comen gusanos insectos y también semillas. Los expertos en su crianza saben que deben buscar la mejor raza para sacar producción si ese es el deseo.

Estas, son gallinas ponedoras y por si no lo sabías el período de incubación de los huevos dura unas tres semanas.

Con el huevo podemos inventar miles de recetas así que, sería muy bueno criar a estas chicas que tanto beneficios aporta.

El concepto de estas fotografías es lo más valorado para mí. Ver la tela de metal, la casita de bahareque, el rencho de zinc, la paja y el monte que cubre los espacios; las aves y su colorido, se complementan para emitir un mensaje… Me trajo recuerdos de mi madre y su amor por la vida en el campo.

¡Gracias por leer, comentar y votar!

@belkisa758. Fotografías propias.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *