En mi Diario Caminar | ¿Sapo Común?

Confundido entre Piedras

¡¡Shuuu!! ¡¡Shuuu!! ¡Sale, sale sapo!!

Así comenzó mi día justo al pie de la montaña, me he tropezado con este sapo y casi muero de un infarto. Si en mi vida le he temido a algún animal, ese es a un sapo ¡¡Soy cobaaarrdeee!! cuando siento a un bicho de estos muy cerca así que, tampoco tuve la mínima intención de tomar fotografías.

En esta otra oportunidad, mis amigas siempre atentas me tendieron la mano, una de ellas se puso su antifaz de súper heroína y tomó solo uuuunaaa foto ja,ja,ja,ja.

¡Naaaa, no puede ser! ¿¡Una solo le tomaste!? Gritaba yo desde el pico de la montaña.

Tenía años si ver a un sapo, rogaba no encontrar ninguno durante mis caminatas mañaneras pero, como en este espacio conviven diferentes tipos de animales, sin duda alguna, en algún momento me toparía con uno de ellos.

Este sapo estaba camuflado entre las piedras, si vemos la fotografía, no tan nítida pero, donde al menos se muestra algo je,je,je, observarán que el cuerpo del animal es granuloso, realmente simula ser una piedra, además el color también se pierde entre el pavimento.

Pensé que podía llevar ese nombre «sapo piedra», así mismo lo busqué en Google y fíjense que hallé información.

Por su parecido con la información encontrada en Internet puede tratarse de un sapo partero común. Es una clase de anfibio cuyo lugar de origen es Bélgica, Francia, Alemania, Luxemburgo, Holanda, Portugal, España, Suiza y Reino Unido.

Entre estos países no se nombra ni a Venezuela ni ningún otro país de Latinoamérica, sin embargo, sabemos que puede haber migraciones. Aún así, no puedo afirmar si se trata o no de la misma especie. El sapo partero como otras especies de animales, se encuentra en peligro de extinción.

Sin duda alguna se trata de un sapo por su tipo de piel áspera, las ranas suelen ser más brillantes debido a la humedad reflejada en su piel. Este sapo que miramos parce ser una especie grande, su cabeza es chata y la boca algo alargada, sus ojos son saltones y su bolsa en el cuello no dejaban de moverse.

En Venezuela existen diferentes tipos de esta especie, hoy día se han hecho descubrimientos importantes en zonas donde la humedad es predominante. Si hablamos de un sapo venezolano puede tratarse éste de un sapo común, aunque uno común para mi sería el de color verde con manchas negras.

El medio natural de los sapos y ranas son las zonas boscosas, con temperaturas templadas. Estos días ha hecho mucho frío y la humedad se siente en estas zonas montañosas; puede que sea el clima deseado para él.

Se dice que el sapo es un animal que resiste y se adapta a cualquier tipo de ecosistema. Se alimenta de insectos como las hormigas, mosquitos, grillos, arañas, entre otros.

Según los zoólogos esta es otra especie animal que ha ido desapareciendo rápidamente del planeta de forma muy misteriosa aunque, se presume que el cambio climático esté incidiendo en ello.

De verdad tenía mucho tiempo si ver un anfibio como este. Puede que este encuentro sea el anuncio de otros. El camino hacia la montaña siempre me dará nuevas sorpresas, sigo atenta para cuando toque activar de nuevo mi cámara para seguir ampliando la información la cual por cierto es amplia e interesante.

Algunas fuentes consultadas

¡Gracias por leer, comentar y votar!

Banner diseñado con la herramienta de PowerPoint @belkisa758. Foto de mi propieda.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *