¡Ya mi Vida Vale Mierda! ¿No es justo que Quiera Morir?

Cuanto más grande es la herida, más privado es el dolor.Isabel Allende

Seguiremos hablando de sociedades donde no dejaremos de vivir el dolor ¡Ya mi vida vale mierda! ¿No es justo que quiera morir? Fueron las palabras que hoy resonaron en mis oídos.

Atisbo de un vagabundo fueron mis primeras palabras escritas en poema sobre una mascota que posiblemente, en algún momento determinado hizo feliz a sus dueños, quien sabe… puede que aún los siga llenando de gozo, aunque no puedo afirmarlo porque todavía no tengo claro donde vive este animal si en la calle o en alguna casa cercana.

En esta mañana lo encontré una vez más expuesto al sol, revolcándose sobre el pavimento, daba vueltas y vueltas, no sé si se rascaba el cuerpo con las piedras, giraba para calentar su viejo cuerpo o simplemente jugaba con los rayos del sol. Me gustaría saber la edad de este perro. Su morfología indica que está muy viejo, perdió todos los dientes, sus ojos caídos, cubiertos de lagañas parecen no enfocar imágenes, tampoco su olfato está activo y sus oídos apenas perciben algunos ruidos.

La pesadez en sus patas es obvia, con pasos lentos apenas le permite trasladarse de un lado a otro. Quiere estar echado en cualquier rincón, su aspecto denota soledad, cansancio…piedad.

¿Es posible que hombre pueda llevar la vida de un perro o un perro vivir la vida del hombre?

Cuando por largo rato miraba la conducta animal más me acercaba a la idea de la vejez. Llegar a la tercera edad para muchos ha sido difícil. Una gran cantidad de ancianos terminan solos, en las calles, derrumbados por la crueldad y discriminación social, huérfanos de familia, huérfanos de amor, huérfanos de bondad y atención.

Ante esta desanimada conducta, aunque pueda no verse bien la comparación, en contextos símiles, tanto en el hombre como en el animal se logra interpretar la misma necesidad cuando ambos estados se encuentran en completo abandono.

En esos momento de soledad, sensación de vacío, cansancio emocional, desamor e incomprensión, estoy segura que se desea y se implora la muerte.

«Sentirse como un estorbo no hace feliz nadie».


¡Gracias por leer, comentar y votar!

Banner diseñado con la herramienta de PowerPoint @belkisa758. Fotos propias tomadas con el teléfono Samsung Galaxy J7

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *